¿Cómo cuidar de nuestro aparato de aire acondicionado?

Comprar un buen aparato de aire acondicionado implica hacer una inversión importante de dinero. Por eso es recomendable saber cómo cuidar bien de él, para que pueda funcionar correctamente durante un largo periodo.

Antes de elegir el aparato perfecto que mejor se ajusta a nuestras necesidades es recomendable leer un poco sobre las diferentes opciones que ofrece el mercado, conocer las diferentes marcas con sus nuevos modelos. Es importante saber también, como calcular las frigorías necesarias para la habitación donde queremos instalar y elegir el modelo más eficiente, para que después no se nos suba la factura de la luz.

Parte importante de nuestra compra, es elegir a la empresa instaladora, la cual nos instalará el aparato y se encargará de su posterior mantenimiento y servicio técnico.

Una vez instalado nuestro aparato, es importante seguir las recomendaciones de los fabricantes. Es muy recomendable cada año, hacer un mantenimiento del aparato, cambiar los filtros, en los cuales se acumula moho y bacterias, los cuales pueden perjudicar a nuestra salud.

Si no hacemos estas revisiones técnicas anuales, nuestro equipo puede averiarse.

Uno de los casos más comunes cuando nuestro aparato no funciona o no enfría es que le falta el gas refrigerante, lo cual puede deberse a una fuga. En este caso es muy importante que llamemos a nuestro técnico para que venga a revisar el aparato. Si se confirma que al aparato le falta gas, se tiene que encontrar la causa de esta falta, que en la mayoría de los casos se trata de una fuga de gas. Es importante que los técnicos encuentren y reparen la fuga, ya que en caso contrario, poco tiempo después de la carga, tendremos que llamar otra vez al técnico y pagarle otra vez.

Es importante no dejarnos engañar. La correcta instalación del aparato de aire acondicionado, no tiene que perder gas durante mucho tiempo.

Momentos que hay que tener en cuenta cuando queremos hacer una carga de gas a nuestro aparato de aire acondicionado.

  • Es importante tener en cuenta si nos falta gas, es porque seguramente tiene una fuga en el circuito, la cual deberíamos encontrar.
  • Después de haber solucionado el problema con la fuga, debemos hacer una vacio del sistema, para sacar el aire y la humedad que hay en el interior de las tuberías
  • El siguiente paso es hacer la carga. Los nuevos aparatos domésticos usas el gas refrigerante R410A. Este gas no daña la capa de ozono y mejora el rendimiento de los compresores. Se tiene que tener en cuanta, que la carga con este gas refrigerante se hace en estado líquido. También se tiene que tener en cuenta la cantidad exacta que se debe cargar en el aparato.

 

Diferentes tipos de  gas refrigerante para los equipos de aire acondicionado

Los gases refrigerantes son los considerados causantes de la elevación de la temperatura del planeta, ya que dañan la capa de ozono. Por esta razón, se están buscando nuevos modelos cuyo efecto sobre la capa de ozono sea mucho menor. Así se han creado los Hidrofluorocarbonos (HFC). La tercera generación que ha sido creada para sustituir a los CFC y HCFC. Aunque se consideraban como no dañinos para la capa de ozono, la presencia de flúor en sus componentes contribuye al calentamiento global. Por eso, a partir del año siguiente, muchos de ellos se prohibirán y aparecerán nuevos sustitutos.

Ahora los gases más usados son el gas R410A, R134A, R404A, R422D, R407C, R414A, R427A, etc

La mayoría de los nuevos aparatos de aire acondicionado doméstico utilizan el gas refrigerante R410A ya que tiene una elevada capacidad frigorífica. Es el sustituto del antiguo gas R22 que desde 1.01.2004 está prohibido su uso. Trabaja a una mayor presión y con el aceite sintético POE. Este gas no daña la capa de ozono, es una mezcla azeotopica de dos gases HFC. Se caracteriza por su bajo riesgo, ya que  no es inflamable.  Es muy importante saber que este gas, debe cargarse en estado líquido, utilizando las herramientas necesarias.

El gas refrigerante más usado para el aire acondicionado del coche es el R134A. Este gas permite trabajar a presiones más bajas que el resto de gases, es muy eficiente energéticamente a temperaturas bajas o medias lo que permite ser utilizado en diferentes aplicaciones. Este gas trabaja con el aceite sintético POE.

La búsqueda de poder trabajar con un solo gas refrigerante en equipos de evaporación bajas, crea el gas R404A. Es el sustituto indirecto de R502  se utiliza en equipos nuevos de refrigeración de temperaturas bajas o medias como enfriadoras de agua, cámaras frigoríficas o almacenes frigoríficos. Este gas refrigerante debe cargarse siempre en fase liquida y se utiliza el aceite sintético POE.

El gas refrigerante R422D fue diseñado para ser el sustituto directo de R22. Es una mezcla de gases que no dañan la capa de ozono. Puede utilizarse en sistemas de refrigeración con temperaturas medias y en aire acondicionado doméstico y comercial. En caso de fuga, los equipos pueden recargarse sin ningún problema. Es compatible con el aceite original del fabricante y las temperaturas de descarga son muy inferiores lo que contribuye a la prolongación de la vida del compresor. Siempre cargar en fase liquida.